Uno de los mayores problemas a los que se enfrentan nuestros alumnos/as con altas capacidades es el diagnóstico tardío o la falta de conocimiento sobre el tema. En el artículo publicado en el periódico EL PAÍS: “¿Quieres saber si tienes un niño superdotado? ” Dña. Gema Lendoiro nos explica, a través de los comentarios de Olga Carmona (psicóloga de Ceibe especialista en estos casos), de qué se trata y cómo identificarlo.

La psicóloga explica que la ciencia los define como “aquellos que muestran una gran capacidad de aprendizaje y curiosidad; que se interesan por aprender y entender; que preguntan; que tienen la capacidad para resolver problemas y que son capaces de hacer deducciones y de cuestionarse”. Lo niños inteligentes son diferentes porque son “los interesados en multitud de cuestiones y que necesitan entender el cómo y el porqué de las cosas”.

“La inteligencia no es un concepto abstracto y no se asigna a una sola capacidad si no a muchas. Según Howard Gardner (psicólogo estadounidense y profesor de la Universidad de Harvard Howard Gardner) se plantean nueve diferentes: lingüística, lógico-matemática, corporal-kinestésica, espacial, musical, interpersonal, intrapersonal, naturalista y existencial. Incluso otras posibles clasificaciones hablan de inteligencia emocional, cognitiva, social, y biológica.”

No hay una única capacidad determinada o firme, si no que nacemos con un potencial determinado en nuestros genes, que según el ámbito familiar o social este puede favorecer en su desarrollo o no.

Indicios de niños/as con altas capacidades

El primer error que se comete es creer que ser inteligente es igual que tener altas capacidades. Se diferencian en el coeficiente intelectual, en los superdotados es igual o superior a 130 en la Escala Wechsler (test de inteligencia: comprensión verbal, razonamiento perceptivo, memoria de trabajo y velocidad de procesamiento) y con unas características de personalidad muy concretas y comunes a todos ellos en mayor o menor medida.

Carmona explica que los rasgos comunes que se detección suelen ser:

  • Bebés que reclaman con exceso y se sobreestimulan con facilidad, hábiles a nivel psicomotriz, levantan la cabeza y fijan la mirada antes del mes de vida y dicen sus primeras palabras con sentido hacia los cinco o seis meses.
  • Intensos emocionalmente, extremistas en su expresión emocional, con muy baja tolerancia a la frustración y muestran una gran capacidad empática a edades muy tempranas.
  • Tienen un gran sentido de la justicia y de la equidad.
  • Cuestionan y desafían la autoridad.
  • Suelen tener algún sentido o todos muy aumentados.
  • Interesados por temas como la muerte o la existencia.
  • Memoria prodigiosa, aprenden a leer y escribir de forma autodidacta.
  • Distraídos y aparentemente caóticos en las rutinas y tareas cotidianas.
Qué hacer cuando se detecta estos indicios

Los expertos aconsejan seguir con los siguientes pasos:

  1. Acudir a un psicólogo especializado en detección e intervención o ponerse en contacto con alguna asociación que trate a personas con altas capacidades en su comunidad autónoma para orientarse sobre la cuestión. Algunos centros educativos disponen de gabinete psico-pedagogo, también se puede acudir al médico de cabecera de la Seguridad Social, (por lo menos en Madrid existe) aunque suele haber una larga lista de espera.
  2. Cuando se detectado se debe informar al centro educativo a través de los servicios de orientación de zona, el cual aprobará o no el diagnóstico.

Las señales se perciben en edades muy tempranas, ya que suelen ver que la evolución, sus gustos, sus manías y su conducta son diferentes, interpretándolo como manías. Los padres suelen ser los primeros que detectan estas capacidades en sus hijos e hijas y no consultan por miedo al qué dirán. Algunos indicios de detección son por ejemplo, que se aburra con lo que otros niños se divierten, que devore libros, legos, sudokus u otras actividades que requieren de concentración o habilidades que no son propias para su edad. Por este motivo la actividad de robótica educativa resulta muy motivadora, ya que permite a los niños y niñas desarrollar plenamente la creatividad combinándolo de una forma lúdica con aprendizajes formales.

>> Ver el artículo original

Para solicitar información sobre nuestros cursos o talleres:

Teléfonos: 911 138 147 – 916 228 791
Correo electrónico: hola@formarobotik.com
Página web: www.formarobotik.com
Calendario de talleres: blog.formarobotik.com/calenda

A %d blogueros les gusta esto: